Búsqueda avanzada
Buscar
 

Entra en BiblioEteca...

Disfruta de todo el potencial de biblioEteca entrando con tu usuario...

 

PALOMA ROJA. TRILOGÍA DE FICCIONES NEGRAS


AUTOR: ; ND
No Disponible
 
 
  • Portada de PALOMA ROJA.  TRILOGÍA DE FICCIONES NEGRAS

 
Compartir: Compartir con un amigo de biblioeteca Compartir por email Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir en Tuenti Capturar código QR Añadir RSS

Sinópsis del libro:

  • Paloma RojaRegistro propiedad intelectual número 10283175 JUAN ALEMAÑY Escritor uruguayo, radicado en Colombia. Cursó estudios de Literatura en Francia, en Paris VIII, con Saúl Yurkievich, albacea de Julio Cortazar. Ha escrito cuentos cortos, poesía y ensayos, y ahora publica su primer novela Negra, actualmente escribe en la Revista www.magazinlatino.se de Estocolmo, Suecia. EMAIL: alemany15gmail.com Cellphone: 57313 4774541 HOUSE PHONE: 57 1 2562348 BOGOTA COLOMBIA LOGLINE Argumento: La muerte de un pintor judío y luego de un escritor judío en la ciudad de Santa María, hacen que un investigador privado, próximo a El Mossad, se ponga a desentrañar la historia. Santa María es una ciudad imaginaria inventada por Onetti, la cual el autor utiliza con fines literarios, se trata de Buenos Aires y Montevideo donde se mueven los personajes. La persecución contra los judíos en Argentina y Uruguay ha sido de toda la vida, por lo cual esa parte cultural crea personajes como un Alcalde que detesta lo judíos y los asesina. El primer libro se llama PALOMA ROJA, de 190 páginas, donde el investigador busca el criminal, MARTIN junto a SHIVA investigan. A Shiva la manda El Mossad para ayudar El Segundo libro se llama CONSTANZA C. y es la historia dentro de la continuación de la primer novela. Los mismos personajes que investigan el asesinato del padre de Constanza. Utilizan la teoría de las neuronas espejo para resolver el caso La tercer novela SHIVA, es la historia de un asesinato en Punta del Sur, donde un jefe de policía asesina a su mujer, la cual le engaña con un detective. La mujer era de origen judío. La obra denuncia, en forma velada el racismo contra los judíos en Argentina y Uruguay. Detalle primeras 25 páginas de la novela Paloma Roja: Paloma Roja Capítulo l Un hombre con fe es más peligroso que una bestia con hambre. La fe los obliga a la acción, a la injusticia, al mal Juan Carlos Onetti fundador de Santa María La caminata espacial fue como siempre tranquila; Venus estaba ahí, las tres Marías, la Cruz del Sur y la Vía Láctea. Tengo la completa seguridad que el espacio se ve igual desde aquí o desde la Luna. Las luces de Santa María eran misteriosas como hace ciento un años. Los olores a Lavanda inundaban la cuadra como en el futuro lo harían los jazmines, en el sur de España. El paisaje se había vuelto un cuadro, cuando al moverse unas nubes dejaron ver la luna llena. Prendí un cigarrillo para contemplar la noche con el aroma del tabaco negro. Se podía oler el mar cerca, llegaba la brisa salada desde la playa. Los astilleros cerrados estarían inundados. En la esquina pude observar desde lejos a alguien de pie. Al ir acercándome fui resolviendo la figura de una mujer alta, como de un metro ochenta. Tenía vestido largo, aunque no veía el color, deduje vendría de una fiesta. Siempre me molestaba un poco o me ponía nervioso encontrar gente en la esquina de mi casa a altas horas de la noche. Más aún una mujer bien vestida, como esperando que la roben, de pie sola, aguardando a alguien. Ese alguien era yo. Cuando me vio me saludó desde la otra esquina con la mano. Yo debería conocerla, porque ella si me conocía y tenía buena vista. Corriendo con esos tacones se iba a caer, pensé que iba a matarse y luego la policía me vendría a acusar a mi, por estar siempre donde no debo. Cuando estaba a dos metros la reconocí, era Paloma, mi ex mujer y una gran amiga. Me abrazó llorando, no me decía nada y lloraba sin consuelo. Le pregunté si siempre se emocionaba de esa forma al encontrar viejos amigos Me dijo que no tenía donde ir y que hacía horas me esperaba. Habían matado a Borg, su nuevo marido. Paloma tenía el pelo negro, largo y ondeado, los ojos azules color Mediterráneo. La nariz era perfecta, sin ninguna cirugía, no la necesitaba. Los labios normales, tal vez no tenía los labios mas gruesos, pero eran sin exagerar, salvo cuando los pintaba rojo chillón, sangre, bordeaux, casi negros. De treinta años estaba en la mejor edad, de un metro setenta, descalza y un metro ochenta con tacones. Tenía un tatuaje de un pez en el tobillo derecho en la parte de arriba. Era de color celeste, por eso pasaba desapercibido, nunca lo pude olvidar. Sus manos eran muy finas, parecía que hubiera tocado piano en la infancia. El crimen había ocurrido en las afueras de la ciudad, en la casa de campo de la familia de ella, en Lavanda Llevaba solamente poco tiempo de casada y ahora esto. Ella no podía creer que fueran ladrones, habían entrado buscando algo, seguro creían que estaba en la casa. No se podía imaginar qué sería Isaac Borg era el marido un viejo escritor nórdico, del cual no se sabía si era sueco, noruego o finlandés. Digo era pues ya había dejado el mundo. Ella se había enamorado como suelen enamorarse algunas mujeres de hombres inteligentes y mayores, que contemplan además en sus vidas cotidianas, con algo de sabiduría. Ella y la erudición, eran además la paz para algunos hombres. Decidimos ir a buscar mi auto y salir para la Finca, le dije que de ahí llamaríamos a la policía después de ver la escena del crimen. Ya no tenía mi equipo de ayudantes y estaba solo en el mundo para hacer este trabajo. Le pedí a Paloma ser mi asistente y tener el temple, como en el pasado me había ayudado a resolver algunos casos. Aparentemente Isaac Borg, no se que mas, porque nunca pude pronunciar su apellido y además se me olvidaba a los cinco minutos, había escrito una novela un poco enredada, basada en hechos reales de la vida social de Lavanda. Según Paloma, había mucha gente disgustada con la aparición en las Librerías del libro. Decía que Borg había desarmado o delatado una compleja historia del pueblo, donde hubo robos, estafas y asesinatos. En la novela había cambiado los nombres de los actores, pero por las profesiones podían sacarse los personajes, o por la forma de vestirse o de caminar. Algunos se parecían a sus perros, me dijo Paloma. En mi camuflado rincón del automóvil, escondía mi Smith & Wesson, M&E Compacto, nueve Milímetros, de diez tiros más una bala de respuesta, era mi única compañía segura para salir a la selva de la locura cotidiana. Ella era una versión especial, tenía una bala más, siempre me había salvado, cuando creían que había gastado todas. Me la puse en la cintura, debajo del ombligo. Entre los libros escritos por Borg recuerdo uno que era el antilibro. Decía; la gente busca eternizarse escribiendo una novela, como si eso les fuera a impedir la muerte y lo peor era además que nadie leería su novela en los próximos cien años. Uno debe escribir por obsesiones, le decía Borg a Paloma, porque eso hace al argumento, arma la trama y da las posibilidades de decir algo, de lo que uno piensa de este mundo. Además los escritos deben ser intemporales. Es la única forma de poder vencer el futuro y el pasado, para estar en todos los tiempos. Pero lo que nunca jamás debe hacer un escritor es escribir por obligación. Eso lo vuelve intrascendental. Mucha gente se rompe la cabeza antes de escribir un cuento o una novela, tratando de ver si la hará en el pasado y cuál tiempo elegirá o en el futuro o en el presente, dijo Borg. La verdad es que cuando las hacen sin tiempo, tienen mayores posibilidades de perdurar. Aunque raramente una novela actual, perdura mucho tiempo. Muy pocos escritores logran durar algunas décadas. El más viejo, Cervantes, lleva apenas cuatrocientos cinco años. Por ser el primero es uno de los mas leídos en lengua española. En inglés, W. Shakespeare es el espejo del español. Todo lo que ambos dijeron de la vida, tiene hasta hoy día un fuerte significado. El mismo se debe nada menos a la temática de sus escritos, la condición humana. La condición no varía mucho con el pasar de los siglos. Ella es intemporal y no depende del candelario, es una cuestión de calidad, la cual recobro. Hoy día los hombres se vuelven locos con las telenovelas vistas por televisión. Se las creen como antes se creían las revistas de Caballería. Solamente es una cuestión técnica, ver como la gente se vuelve loca, decía Borg entre tantas otras cosas. Seguro Borg se había obsesionado con la historia del pueblo de Lavanda y se había metido mucho más lejos de donde debía meterse. Ahora tenía una bala en la frente. El charco de sangre se había metido en la alfombra Persa. Los vasos de Whisky estaban aún intactos. Vi uno más claro al otro; olía a Whisky. Seguro era mas claro por el hielo, se había derretido. Era el vaso de la visita, Borg solía beber Pura Malta sin agua, como se debe tomar. El otro con hielo, era de un desconocedor de la bebida escocesa. Solamente le faltaba el rouge en el vidrio para decir que el asesino era una mujer. Claro no iba a ser tan tonto el verdugo de dejar las huellas en un vaso. Sería todo muy fácil así. No existirían detectives de esta forma. La puerta de la calle estaba como si nada, no había sido forzada. No había señales de daños. Borg le había abierto la puerta; el asesino era conocido. No le tenía miedo ni desconfianza, incluso se podría decir que lo estimaba al haberle ofrecido el pura malta, si no le hubiera dado un Whisky barato. Podría ser alguien importante. Había algo que no cuadraba muy bien o al no poder darme cuenta de algo, por desconocer quizá el texto de la última novela de Borg. Seguí estudiando la escena donde yacía el cadáver del escritor y me serví un vaso de pura malta. No puede evitarlo. Supuse que si le habían pegado un tiro en la cabeza, el whisky no estaría envenenado. Bebí tranquilo. Le dije a Paloma de llamar a la Policía de Santa María, no la de Lavanda. Le pedí también que me diera un ejemplar de la última novela. Me senté en el sillón de la otra habitación, me serví el segundo Whisky y empecé a darle una ojeada a la trama de la novela. No era muy larga. Se llamaba Desaparecer en Lavanda. El misterio encontrado en su última obra, le había costado la vida a Borg. La novela estaba escrita en español. La obra empezaba diciendo que los actores y sucesos eran reales pero las hipótesis eran imaginarias. Esto era algo muy sensato para cubrirse de las posibles demandas, estas llenan los juzgados de Santa María. La novela tenía 200 páginas, lo necesario para poder leerla en dos días. Suficiente para poder desarrollar las hipótesis del exmarido muerto de mi exmujer. Años después, dirían de Borg que escribía en sueco y las versiones de español eran traducidas por un amigo, como suelen decir los historiadores. En la tapa de atrás del libro estaba el resumen de la novela y los datos del autor. Borg nacido en los años cincuenta en Estocolmo, provenía de una familia acaudalada de origen judío y de la nobleza sueca. Desde muy joven se había dedicado a escribir cuentos e historias de misterio y policiales, por lo que esta novela entraba dentro del contexto de sus escritos. La diferencia con las demás novelas, era que esta era real. Había sucedido al estilo americano de las narraciones, sacadas de la vida cotidiana. Una mujer había desaparecido, ella era Constanza, tremendamente hermosa y por casualidad era la mujer del jefe de policía de Lavanda. En realidad la desaparición había permanecido en la impunidad, como la mayor parte de crímenes cometidos en esta ciudad, en Santa María, donde solamente resolvían el diez por ciento de los delitos. Sin demeritar a las autoridades policiales, ellas resuelven solamente como entre el sesenta o setenta por ciento de los casos. Pero cuando uno los ve trabajar de esa forma a los investigadores policiales, cobrando esos sueldos, uno se imagina todo rodando sobre ruedas, al menos todas las intrigas solucionadas. Mi nombre es Martín Popieluszko y soy detective. Mi apellido es polaco, creo, por mi padre que llegó a Santa María de Varsovia, después de la segunda guerra mundial. Nunca nos quiso contar bien su historia, dijo que no hacía falta. Nosotros creemos era judío, tenía cinco números, como un tatuaje en el ante brazo y una virgen negra de la cual tenía algunas estampas y una medallita de oro. Como el apellido es medio complicado, desde ahora seré solamente Martín, sin apellido. Me resulta difícil escribirlo y hasta molesto. La gente no debería tener nombre, ni apellidos que los clasifican dentro de una etnia, colectividad o familia. Muchas veces les complica la vida ser parientes de tal persona yo de otras que les trae dolor de cabeza, a causa de la familia. En mi historia familiar mi padre, tenía en el pasado, la marca de haber sido muy rubio. Con el pelo casi blanco. Tiza. La nariz recta, sin labio superior, como todos los europeos, y las orejas un poco mas grandes de lo normal. De ojos verdes, pequeños y de mirada penetrante, casi felina. Yo era parecido a él. Solamente tenía adicionalmente una cicatriz en la cien izquierda, una bala me había rozado en un tiroteo. Medía un metro ochenta y cinco, era alto en Santa María y bajo o normal en Europa. Ya para Ámsterdam y Estocolmo era pequeño. En la estructura de la novela de Borg, se podían establecer algunas hipótesis descabelladas, pero solamente estaban escritas para hacer mas creíble la verdadera. De esta manera, al escribir hipótesis irreales o desgreñadas, dejaba la posibilidad escrita de haber varios o diferentes culpables, que podrían haber asesinado o desaparecido a Constanza, el eje central del libro. El pueblo de Lavanda no era tan tonto como para creer todas estas posibilidades, pero las creen. Mas bien pienso en la idea de Borg al tratar de organizar una teoría singular, dentro de muchas otras, corroborarla como la principal. Al menos por eso lo habían matado, si yo no estaba equivocado. Cuando uno tiene un pista muy fuerte dentro de un caso concreto y mas de un asesinato, es mejor operar con varias hipótesis, con diferentes fines. El primero es no alertar a los verdaderos culpables, incluso hacerles creer invisibles. Esto se hace con el fin de darles seguridad y puedan en algún momento cometer un error. Toca dejar como cáscaras de bananas en el piso, para que patinen los verdaderos culpables. Paloma estaba como descompuesta. Traté de consolarla y sacarla de la escena de la tragedia. Se había ido a recostar mientras esperábamos la policía. Yo había llamado además un inspector amigo de Santa María, que no me molestaba tanto como sus jefes. Le dije a Paloma de hacer una maleta para llevarnos algo de su ropa a Santa María. La llevaría a mi casa lejos de todo esto, cada vez mas enredado o mas extraño. Alguna que otra vez había invitado a Aljure, a tomar unos tragos en el café La Paz, era una locura, mientras unos discutían de política, otros idos, volados completamente jugaban ajedrez, como en una nube en Valencia. Envidio esa capacidad de abstracción de los ajedrecistas. Se concentran de tal forma en sus jugadas y logran irse a otra galaxia. Puede pasar la revolución francesa por la puerta del café y no se dan cuenta. Esta capacidad de concentración la tiene muy poca gente y sirve para la vida cotidiana

    Idioma: CASTELLANO

 
 

Clasificador

Según nuestros usuarios

RIGUROSO
Riguroso

Determina lo preciso o impreciso que es este libro con respecto a lo que se cuenta en el mismo. 0 significa que es completamente impreciso y 10 que cuenta es rigurosamente verídico

Más información
DIVERTIDO
Divertido

Determina lo divertido que te ha resultado el libro: 0-aburrido 10-muy divertido

Más información
COMPLEJO
Complejo

Determinamos lo complejo que nos ha resultado la lectura del libro. Desde el nivel más bajo, que indica que es un texto secillo de comprender hasta el valor máximo que indica que es complejo de comprender

Más información
SORPRENDE
Sorprende

Indica lo sorprendente que resulta el argumento del libro, desde 0: previsible hasta 10: totalmente desconcertante y sorprendente

Más información
 
 

Etiquetas de otros usuarios

Así han etiquetado este libro más usuarios

Así han etiquetado otros usuarios este libro. Si ves acertada su elección puedes añadir la etiqueta con un simple clic a tus etiquetas

 
Publicidad
 
 

Comentarios de los lectores

 
 
 

Yo Leo

Información para lectores

Anillo de blogs

¿Tienes un blog?

Paga si te gusta

La forma de pago del futuro...

BiblioEtecarios

Ayudanos con los libros

Yo Escribo

Si eres autor, descubre más...

Ayuda

Todo lo que puedes hacer en la web
C/ Almagro, 2, 3ºIzda.
28010 Madrid (Madrid)
Tel/Fax : 91 288 73 76
E-mail : info@biblioeteca.com

BiblioEteca en Google Plus BiblioEteca en Rss

 
Copyright © 2015 BiblioEteca Technologies SL - Todos los derechos reservados