Búsqueda avanzada
Buscar
 

Entra en BiblioEteca...

Disfruta de todo el potencial de biblioEteca entrando con tu usuario...

 

MISTERIOSOS RELATOS


AUTOR: ; ND
 
 
Anterior
  • Portada de MISTERIOSOS RELATOS

    B006FKFD9C

  • Portada de MISTERIOSOS RELATOS

    B006FKKV8A

Siguiente
 
Compartir: Compartir con un amigo de biblioeteca Compartir por email Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir en Tuenti Capturar código QR Añadir RSS

Sinópsis del libro:

  • EL MISTERIOSO CABALLERO

    CAPÍTULO I

    Tengo todo preparado, para llevarlo de feria en feria, a los pequeños pueblos.

    Con mucho cuidado y cariño, los guardaré en mi pequeño carro, bien protegidos para que no se rompan. Me ha costado mucho esfuerzo crear arte.

    Debo comprobar, que todo esté en orden. No deseo encontrar a mi regreso, todo mi humilde hogar, destruido por el fuego. No solamente es el lugar donde vivo, si no, toda mi vida.

    Es la única herencia, que he recibido de mis amados cuidadores. Se dedicaban a crear vasijas de vidrio. Es un bello oficio, ellos me lo enseñaron todo. Para elaborar los objetos bellamente artesanales, sin que se rompan o deformen, tus manos, moldean las figuras con gran delicadeza. El fuego abrasa los materiales y yo soplo y soplo, hasta conseguir, un nuevo cristal.

    Vivo en las afueras de una aldea, en lo alto de una montaña, completamente sola, en el Norte de Europa. Es un precioso lugar. Lástima que los inviernos sean tan crudos. Y el poco dinero que consigo vendiendo mi mercancía, casi no me llega para comer.

    Sobrevivo, buscando alimentos, que me proporciona la tierra: frutas, raíces, la caza de algún pequeño conejo o ave…


    Trabajo incansablemente mis cristales de formas preciosas. A través de ellos, puedes contemplar la fuerza del mar, del sol y la naturaleza en todo su esplendor.

    Gracias a mi habilidad, capto el alma de todo lo que me rodea y le doy diferentes formas a mis cristales, con vivos colores, como si fueran el fuego, el hielo, el agua o el aire.

    Ahora debo partir, para seguir creando, mi pequeño mundo de fantasía.


    Está nevando y la nieve cubre los pasos de mi caballo.

    Me cubro con un pañuelo de lana y con una manta. Me lloran los ojos del intenso frío. Añoraré por un tiempo mi hogar. Es tan hermoso en primavera, cuando se cubre el campo de fresca hierba, los bosques vuelven a renacer, llenándose de vida y las olas del mar, te invitan a nadar.

    En mi imaginación, doy formas a nuevas figuras diferentes. Las estaciones me gustan, porque puedo plasmar la belleza del verano, el otoño, el invierno y la primavera.

    Deseo que los aldeanos compren alguna vasija y transmitirles un pedacito de mi arte. Son pocas las cosas que necesito. Los vidrios son mi vida, sin ellos es como si me faltara el alma.

    Desde pequeña, no ha habido un solo día, que no bajara al sótano para contemplar a la pareja de ancianos, como manejaban el vidrio como si tuviera vida.

    En el carro, llevo toda clase de figuritas y utensilios para uso doméstico: alguna jarrita, vasijas, botellas…Soy más creativa y disfruto inventándome formas diferentes, para embellecer las cabañas de los aldeanos.

    -Vamos Moon, mi precioso caballo, no te puedes quedar parado en mitad del camino. Debemos llegar hasta a alguna aldea y descansar en una posada. Con suerte daremos con buenas personas y a cambio de alguno de mis vidrios, nos darán cobijo.

    Empezó a nevar más fuerte y no veía bien por donde íbamos.

    Creo que estaba perdida en un bosque oscuro.

    -Te soltaré Moon, por lo menos tú podrás salvarte. Busca un lugar para refugiarte.

    No quería moverse.

    -Eres un buen animal y te quiero, pero por favor sal corriendo. No es justo permitir que perezcas conmigo.

    Le acaricié y susurré dulces palabras, suplicándole que me dejara.

    Moon, galopó y se perdió en la lejanía.

    Mis lágrimas caían silenciosamente. Nadie iba a echarme de menos. No tenia amigos, ni familia, que se preocupara por mí. Únicamente mis bellos objetos, me acompañarían en mis últimas horas.

    Deseaba morirme lo más rápidamente posible y no volver a sufrir más.

    Me consolaba pensando que algún día, en algún hogar, mis bellos cristales, serían un recuerdo de mi corta vida.

    No podía luchar contra el destino.

    La copiosa nieve, estaba cubriendo las ruedas de mi carromato. La luna no había salido y en mi soledad, me encomendé a Dios.

    Nadie lloraría por mí. Ni siquiera había conocido a mis padres.

    Me dejaron en la puerta de la cabaña, donde he viv

    Idioma: CASTELLANO

  • EL MISTERIOSO CABALLERO

    CAPÍTULO I

    Tengo todo preparado, para llevarlo de feria en feria, a los pequeños pueblos.

    Con mucho cuidado y cariño, los guardaré en mi pequeño carro, bien protegidos para que no se rompan. Me ha costado mucho esfuerzo crear arte.

    Debo comprobar, que todo esté en orden. No deseo encontrar a mi regreso, todo mi humilde hogar, destruido por el fuego. No solamente es el lugar donde vivo, si no, toda mi vida.

    Es la única herencia, que he recibido de mis amados cuidadores. Se dedicaban a crear vasijas de vidrio. Es un bello oficio, ellos me lo enseñaron todo. Para elaborar los objetos bellamente artesanales, sin que se rompan o deformen, tus manos, moldean las figuras con gran delicadeza. El fuego abrasa los materiales y yo soplo y soplo, hasta conseguir, un nuevo cristal.

    Vivo en las afueras de una aldea, en lo alto de una montaña, completamente sola, en el Norte de Europa. Es un precioso lugar. Lástima que los inviernos sean tan crudos. Y el poco dinero que consigo vendiendo mi mercancía, casi no me llega para comer.

    Sobrevivo, buscando alimentos, que me proporciona la tierra: frutas, raíces, la caza de algún pequeño conejo o ave…


    Trabajo incansablemente mis cristales de formas preciosas. A través de ellos, puedes contemplar la fuerza del mar, del sol y la naturaleza en todo su esplendor.

    Gracias a mi habilidad, capto el alma de todo lo que me rodea y le doy diferentes formas a mis cristales, con vivos colores, como si fueran el fuego, el hielo, el agua o el aire.

    Ahora debo partir, para seguir creando, mi pequeño mundo de fantasía.


    Está nevando y la nieve cubre los pasos de mi caballo.

    Me cubro con un pañuelo de lana y con una manta. Me lloran los ojos del intenso frío. Añoraré por un tiempo mi hogar. Es tan hermoso en primavera, cuando se cubre el campo de fresca hierba, los bosques vuelven a renacer, llenándose de vida y las olas del mar, te invitan a nadar.

    En mi imaginación, doy formas a nuevas figuras diferentes. Las estaciones me gustan, porque puedo plasmar la belleza del verano, el otoño, el invierno y la primavera.

    Deseo que los aldeanos compren alguna vasija y transmitirles un pedacito de mi arte. Son pocas las cosas que necesito. Los vidrios son mi vida, sin ellos es como si me faltara el alma.

    Desde pequeña, no ha habido un solo día, que no bajara al sótano para contemplar a la pareja de ancianos, como manejaban el vidrio como si tuviera vida.

    En el carro, llevo toda clase de figuritas y utensilios para uso doméstico: alguna jarrita, vasijas, botellas…Soy más creativa y disfruto inventándome formas diferentes, para embellecer las cabañas de los aldeanos.

    -Vamos Moon, mi precioso caballo, no te puedes quedar parado en mitad del camino. Debemos llegar hasta a alguna aldea y descansar en una posada. Con suerte daremos con buenas personas y a cambio de alguno de mis vidrios, nos darán cobijo.

    Empezó a nevar más fuerte y no veía bien por donde íbamos.

    Creo que estaba perdida en un bosque oscuro.

    -Te soltaré Moon, por lo menos tú podrás salvarte. Busca un lugar para refugiarte.

    No quería moverse.

    -Eres un buen animal y te quiero, pero por favor sal corriendo. No es justo permitir que perezcas conmigo.

    Le acaricié y susurré dulces palabras, suplicándole que me dejara.

    Moon, galopó y se perdió en la lejanía.

    Mis lágrimas caían silenciosamente. Nadie iba a echarme de menos. No tenia amigos, ni familia, que se preocupara por mí. Únicamente mis bellos objetos, me acompañarían en mis últimas horas.

    Deseaba morirme lo más rápidamente posible y no volver a sufrir más.

    Me consolaba pensando que algún día, en algún hogar, mis bellos cristales, serían un recuerdo de mi corta vida.

    No podía luchar contra el destino.

    La copiosa nieve, estaba cubriendo las ruedas de mi carromato. La luna no había salido y en mi soledad, me encomendé a Dios.

    Nadie lloraría por mí. Ni siquiera había conocido a mis padres.

    Me dejaron en la puerta de la cabaña, donde he viv

    Idioma: CASTELLANO

 
 

Clasificador

Según nuestros usuarios

RIGUROSO
Riguroso

Determina lo preciso o impreciso que es este libro con respecto a lo que se cuenta en el mismo. 0 significa que es completamente impreciso y 10 que cuenta es rigurosamente verídico

Más información
DIVERTIDO
Divertido

Determina lo divertido que te ha resultado el libro: 0-aburrido 10-muy divertido

Más información
COMPLEJO
Complejo

Determinamos lo complejo que nos ha resultado la lectura del libro. Desde el nivel más bajo, que indica que es un texto secillo de comprender hasta el valor máximo que indica que es complejo de comprender

Más información
SORPRENDE
Sorprende

Indica lo sorprendente que resulta el argumento del libro, desde 0: previsible hasta 10: totalmente desconcertante y sorprendente

Más información
 
 

Etiquetas de otros usuarios

Así han etiquetado este libro más usuarios

Así han etiquetado otros usuarios este libro. Si ves acertada su elección puedes añadir la etiqueta con un simple clic a tus etiquetas

 
Publicidad
 
 

Comentarios de los lectores

 
 
 

Yo Leo

Información para lectores

Anillo de blogs

¿Tienes un blog?

Paga si te gusta

La forma de pago del futuro...

BiblioEtecarios

Ayudanos con los libros

Yo Escribo

Si eres autor, descubre más...

Ayuda

Todo lo que puedes hacer en la web
C/ Almagro, 2, 3ºIzda.
28010 Madrid (Madrid)
Tel/Fax : 91 288 73 76
E-mail : info@biblioeteca.com

BiblioEteca en Google Plus BiblioEteca en Rss

 
Copyright © 2015 BiblioEteca Technologies SL - Todos los derechos reservados