Búsqueda avanzada
Buscar
 

Entra en BiblioEteca...

Disfruta de todo el potencial de biblioEteca entrando con tu usuario...

 

EL PRIMER HISPANISMO BRITÁNICO EN LA FORMACIÓN Y CONTENIDOS DE LA MÁS IMPORTANTE BIBLIOTECA ESPAÑOLA DE LIBROS PROHIBIDOS - EBOOK


AUTOR: ; ND
 
 
  • Portada de EL PRIMER HISPANISMO BRITÁNICO EN LA FORMACIÓN Y CONTENIDOS DE LA MÁS IMPORTANTE BIBLIOTECA ESPAÑOLA DE LIBROS PROHIBIDOS - EBOOK

    9788467641981

 
Compartir: Compartir con un amigo de biblioeteca Compartir por email Compartir en Facebook Compartir Twitter Compartir en Tuenti Capturar código QR Añadir RSS

Sinópsis del libro:

  • Disponible avance en PDF Fecha de publicación: 2010

    PERMISOS
    Impresión: Sí - Copia: No

    Este epistolario representa en su conjunto un original y valioso testimonio de primera mano en cuanto se refiere a la sociedad, economía, política y el mundo de la cultura en la época de referencia. “¿Cuándo habrá verdadero conocimiento del Cristianismo en España, y paz y libertad?[...]. Y en punto a Cristianismo, sólo de nombre se conoce en España. Como también, de nombre sólo, se conoce la Libertad.”

    ABREVIATURAS I. INTRODUCCIÓN 1. Presentación 2. El autor: Luis de Usoz y Río 3. El destinatario: Benjamin B. Wiffen 4. La más importante biblioteca española de libros prohibidos. Su formación, contenidos, proveedores, copistas y financiación 5. El agente Fernando Brunet y la ciudad de San Sebastián, en el centro del tráfico clandestino de libros auspiciado por Usoz. Circuitos de introducción alternativos y destino final de la biblioteca de Luis de Usoz II. EL EPISTOLARIO (1840-1850) 1. Informaciones que Luis de Usoz y Río, durante su estancia en el Reino Unido, pasa a su amigo el hispanista Benjamin B. Wiffen con ocasión del inminente viaje de éste a España. Contiene noticias de interés sobre la realidad española del momento: comunicaciones, transportes, moneda, costumbres del país, ambiente cultural y sobre los círculos literarios madrileños (verano de 1840) 2. Luis de Usoz, reciente su llegada a Inglaterra, e instalado en Londres con su esposa María Sandalia del Acebal y Arratia, escribe a su amigo el hispanista B. B. Wiffen, residente en su mansión campestre de Mount-Pleasant (afueras de Woburn), prometiendo visitarle. Aunque es consciente de que su inglés es defectuoso, opta por escribirle en ese idioma (julio, 1840) 3. Justifica su tardanza en responder a las cartas y envíos de Wiffen, por haber estado durante semanas revisando varios estudios de éste y de su hermano Jeremiah, el traductor de Garcilaso de la Vega. Se compromete a correr con los gastos de la correspondencia e intercambios que mantengan. Reitera sus excusas por su defectuoso inglés (agosto, 1840) 4. Sobre lo mismo (agosto, 1840) 5. Desinterés en España por la causa antiesclavista. No obstante, Usoz sugiere el envío de ejemplares del londinense Anti-Slavery Reporter a las bibliotecas madrileñas del Ateneo, el Liceo y la Real Sociedad Económica de Amigos del País (agosto, 1840) 6. Una vez más lamenta su tardanza en escribir. Se refiere a la traducción inglesa de Garcilaso por el hermano de Wiffen, y se congratula por la introducción en España de las escuelas lancasterianas, aunque dice ser consciente de que poco lograrán en un país dominado por la intolerancia religiosa (septiembre, 1840) 7. Un año después anuncia a su amigo desde Londres, donde continuaba con su esposa, que pronto abandonarán el Reino Unido. Confían poder visitarle a él y familia en Woburn antes de emprender el regreso a España. Alude a asuntos diversos (mayo, 1841) 8. Próxima su vuelta a España, Usoz remite a la residencia campestre de Wiffen una caja de libros como obsequio para éste y familia. Dice haberse despedido también del tratadista cuáquero y líder abolicionista George W. Alexander, amigo de ambos, quien lo mismo que Wiffen, se había ofrecido a acoger a Santiago, hermano de Luis, cuando visitase Inglaterra (junio, 1841) 9. Sobre lo mismo. Se especifica la distribución de los libros obsequiados por Luis de Usoz entre Wiffen, su hermana Mary y su cuñada. En cuanto a los libros remitidos a España por el inglés para aquél, estaban ya en la Aduana de Madrid a la espera de ser retirados (julio, 1841) 10. Avisa Usoz a Wiffen que le llegará un paquete con mercancías diversas (semillas, etc.). A su vez, acusa recibo de los obsequios bibliográficos de la familia Wiffen (julio, 1841) 11. El matrimonio Usoz abandona Londres en dirección a Birmingham. Luis se despide por carta de Wiffen, a quien agradece su cordialidad y le reitera su reconocimiento por la promesa de acoger a su hermano Santiago cuando visite el Reino Unido. Lamenta la negativa opinión del agente bíblico y literato George P. Borrow sobre los Usoz, que considera infundada ya que sólo conoce a uno de sus miembros (agosto, 1841) 12. Agradece Usoz que Wiffen se haya hecho cargo de varias pertenencias suyas durante su ausencia de Londres. También le expresa su reconocimiento por las observaciones y correcciones que hizo a varios de sus escritos que le presentó (agosto, 1841) 13. El matrimonio Usoz regresa a Londres tras una larga excursión de mes y medio por Inglaterra y Escocia (septiembre, 1841) 14. Al abandonar con su esposa el Reino Unido con destino a Portugal y España, Luis se despide de su amigo y colaborador inglés (octubre, 1841) 15. Desde Cádiz el matrimonio da noticia de su estancia en Portugal, donde coincidieron con Santiago, el hermano de Luis. El proyectado viaje de aquél a Londres, por el momento no lo haría por causa de la rotunda oposición del tío de ambos y tutor de Santiago, católico nada aperturista, a que éste se contaminara ideológicamente si visitaba la herética Inglaterra. Por el contrario, Luis confiaba en que Wiffen visitase por segunda vez España, no obstante la situación de violencia y opresión que dice reinaba en ella por doquier (diciembre, 1841) 16. Usoz se congratula de la reciente visita a España de B. B. Wiffen en compañía del también cuáquero y agente antiesclavista George W. Alexander, que aunque poco fructífera para los visitantes respecto a sus objetivos propagandísticos, afirma haberle producido mucha alegría y satisfacciones. Confía en que hubieran tenido feliz regreso y gozasen de merecido descanso (abril 1842) 17. De viaje por el N. de España, Usoz informa a Wiffen desde San Sebastián haber refutado un artículo publicado por cierto periódico sevillano contra las tesis antiesclavistas de éste y Alexander, y le remite un texto de Garcilaso que acababa de editar (junio, 1842) 18. Sobre lo mismo, y recabando información desde Santander referida a cierto clérigo y literato español del siglo XVII refugiado en Inglaterra y converso evangélico, Tomás Carrasco, una de cuyas obras deseaba editar (agosto, 1842) 19. Informado de la muerte de la madre de Wiffen y de la delicada salud del hijo, Usoz recomienda a éste desde Valladolid que fije su residencia en España, de clima más benigno que el inglés, aunque es consciente de que ello le resultaría poco factible. Manifiesta también su interés en adquirir un ejemplar del Catechism cuáquero para traducirlo, editarlo y difundirlo en español (septiembre, 1842) 20. Semanas más tarde, también desde Valladolid, donde refiere “...se quemaron muchos protestantes españoles en tiempos de Felipe II”, Usoz continúa intercambiando informaciones bibliográficas con su amigo inglés, traza una favorable semblanza del catedrático vallisoletano (y luego célebre ministro de Instrucción Pública) Claudio Moyano, y pide que sea incluido éste en la relación de receptores del Anti-Slavery Reporter (octubre, 1842) 21. Desde Coruña, donde se encontraba, Usoz acusa recibo de los envíos bibliográficos de Wiffen, incluidas tres versiones diferentes del Catechism cuáquero, las de R. Barclay, R. Allen y A. Derby; elogia la anglofilia detectable en la obra del poeta y fabulista Tomás de Iriarte, y lamenta que la situación en España no mejore, pese a la aparente estabilidad, como lo prueba sucesos tan lamentables como el devastador bombardeo de Barcelona por el general Espartero para reprimir una sublevación (diciembre, 1842) 22. Sobre intercambios bibliográficos diversos y encargos familiares. Usoz recomienda Andalucía a Wiffen como residencia estable en razón de su benigno clima. Éste, por su parte, inquiere noticias sobre Cayetano Ripoll, maestro de escuela tenido por cuáquero y última víctima de la Inquisición española, ejecutado en Valencia en 1827 (enero, 1843) 23. Información facilitada por Usoz a Wiffen sobre Richard Dickon, inglés convertido al catolicismo en Bilbao en 1818, retornado después al protestantismo, y huido a Sevilla para, al parecer, acogerse a la protección del cónsul británico Natham Wetherell (febrero, 1843) 24. Wiffen informa a Usoz sobre el contenido de The Bible in Spain, de George P. Borrow, que al español le parecía obra nada fiable por mezclar realidad y ficción, y abundar en pasajes distorsionados e incluso fantasiosos (sobre Quesada, Mendizábal, el supuesto cura islamizante, etc.). Agradece al amigo el envío de vacunas, semillas, etc., y le informa de que el aduanero y bibliófilo de Madrid, José Sánchez Balsa, se ofrecía para distribuir y vender publicaciones de la Bible Society (mayo, 1843) 25. Autoconfinado en Coruña en razón de sus negocios, Usoz no descuida sus contactos con las asociaciones antiesclavistas británicas y con sus corresponsales insulares. En particular su amigo Wiffen y el librero Rodd, quienes atendían sus encargos bibliográficos. Lamentará que circunstancias familiares y sus ocupaciones le impidieran por el momento volver a Inglaterra, y también deplora que, como siempre, España permaneciera tan indiferente al mensaje evangélico, absorta en sus estériles agitaciones políticas (mayo, 1843) 26. El derrocamiento del progresista general Baldomero Espartero como regente del reino hace que Usoz augure un negro futuro para España, en su opinión sólo reconducible mediante la reeducación del pueblo y la asimilación a la Europa avanzada y protestante. Insiste en su negativa opinión sobre Borrow y su obra The Bible in Spain, y lamenta las dificultades aduaneras para introducir libros extranjeros (agosto, 1843) 27. Al término de un año, Usoz da por finalizada su estancia en Galicia. Desde Valladolid escribe a Wiffen precisándole datos demográficos de España y refiriéndose a los obstáculos que frenaban el progreso del país. Se interesa por los clásicos del movimiento cuáquero para adquirir sus obras (diciembre, 1843) 28. Tras seis años de ausencia de su domicilio madrileño por motivos que no precisa, tanto en Gran Bretaña (para él país ideal y modelo a seguir por el nuestro) como en diferentes puntos de Portugal y España, Usoz regresa a Madrid y retoma con nuevos bríos su proyecto de editar los clásicos del protestantismo español. Para ello necesitaba hacer previamente gran acopio de obras especializadas, cuya adquisición encarga a Wiffen y otros agentes suyos en el extranjero (mayo, 1844) 29. Continúa el amplio acopio de obras selectas que Wiffen y sus contactos van adquiriendo en Gran Bretaña y el continente europeo de libreros y coleccionistas a cargo de los fondos remitidos regularmente por Usoz. Si el abono de esas obras no resultaba excesivamente problemático, sí lo era su introducción en España, habiendo de recurrirse a la vía diplomática o bien a viajeros de confianza. Usoz incluye, en su relación de obras a editar, la Biblia en la espléndida versión castellana de Casiodoro de Reina (agosto, 1844) 30. Tras la caída del progresismo y conquista del poder por el Partido Moderado, Usoz entiende hallarse el país en plena reacción contrarrevolucionaria, escindidos los españoles en fanáticos de un lado e indiferentes y agnósticos de otro, de forma que “...no hay remedio humano para los males de esta ciega y desventurada España”. Prosiguen sus adquisiciones bibliográficas, aunque ralentizadas por la intensificación de los controles aduaneros (noviembre, 1844) 31. Permanecen las dificultades en las aduanas. Usoz se interesa por las versiones originales de Artes de la Inquisición Española de R. González de Montes, y Dos Tratados del Papa y de la Misa de Cipriano de Valera (diciembre, 1844) 32. Un marino cartagenero se presta a introducir en España con su buque un cargamento de libros adquiridos por Usoz. Éste pasa a Wiffen relación de nuevos encargos (diciembre, 144) 33. Sobre el canónigo Miguel del Riego, hermano del general y exiliado en Londres, donde vivía de una pequeña librería de viejo, presentado por Usoz como bibliómano poco de fiar. Referencias a Salustiano Olózaga y otros emigrados refugiados en Inglaterra (enero, 1845) 34. Lamenta Usoz la cerrada intolerancia religiosa española en el marco de un Estado confesional católico, intolerancia de que responsabiliza a un clero muy atento a preservar sus privilegios. Agradece a Wiffen su eficiencia y generosidad al atender sus encargos (enero, 1845) 35. El bibliófilo de Madrid ajusta cuentas con su asociado inglés en relación con la compra de libros y le informa que la remesa confiada al marino de Cartagena no había llegado por el momento. En cuanto a España, entiende que la situación no podía ser más deprimente, ya que hasta los llamados progresistas, aparte de considerar la libertad religiosa un problema artificial y por tanto subsanable, estaban de acuerdo con la trata y esclavitud de los negros en las colonias españolas (febrero, 1845) 36. Llega la remesa bibliográfica esperada. Más encargos a Wiffen de informaciones, y sobre localización y compra de libros en relación con A. del Corro, J. Pérez de Pineda, A. de Alvarado y otros clásicos del erradicado protestantismo español del XVI y XVII. La traducción por este último de la obra básica de Barclay dice Usoz haber sido su primer contacto con el mundo de la Sociedad de los Amigos o cuáqueros. Elogio del ex-ministro Pedro Gómez de la Serna, exiliado en Londres (marzo, 1845) 37. El bibliófilo madrileño agradece muy especialmente a Wiffen algunas de las obras remitidas, entre las cuales The Bible in Spain de Borrow, conviniendo con su amigo inglés en que es “...una novela, en general muy falta de verdad”, e “...impropia de un cristiano” (junio, 1845) 38. Múltiples encargos bibliográficos referidos a una nueva remesa (junio, 1845) 39. Usoz agradece a su asociado inglés que le busque y adquiera no sólo manuscritos y libros, sino también que le facilite toda suerte de informaciones sobre los protagonistas de la frustrada I Reforma en España y sobre disidentes españoles posteriores. Lo que no se hallaba a la venta, era reproducido en el British Museum y otras selectas bibliotecas y archivos por amanuenses y copistas contratados expresamente. Nuevas referencias al ex-ministro Gómez de la Serna y al rechazo en España de la libertad religiosa, incluso por los militantes progresistas que, afirma Usoz, veían en ella tan sólo “...un nuevo motivo de discordia y división” (julio, 1845) 40. El español remite fondos para actualizar sus cuentas con Wiffen en relación con los envíos bibliográficos y al menos cubrir, así en parte, el elevado coste de la correspondencia mantenida entre ambos. Lamentará aquél que la Iglesia Anglicana se alejase un tanto de los principios y prácticas intimistas protestantes, en la medida en que se aproximaba en sus creencias y ritos a lo que consideraba superficialidad católica, dado que Inglaterra era preceptivo referente para los demás países, y lo que sucediera en ella se dejaría sentir en el resto del mundo (julio, 1845) 41. Llega a Madrid una parte de la remesa bibliográfica remitida por Wiffen con George Pilkington, ingeniero de ferrocarriles con destino en España, así como la respuesta de aquél a varias consultas sobre reformistas españoles y sus obras. Como siempre, Usoz alaba la diligencia de su amigo y lamenta la generosidad de éste al empeñarse en asumir parte de los gastos que le ocasionaba. Le hace nuevos encargos (agosto, 1845) 42. Pilkington entrega el resto de la remesa que le fue confiada. Incluía la misma varios libros franceses, por lo que Usoz precisará a Wiffen que en el futuro enviara solamente obras de o sobre reformistas españoles y otras inglesas similares, pero no lo publicado en Francia, que podría adquirirse a través de dos librerías francesas de Madrid. Al revisar las cuentas, de nuevo alude al desprendimiento de su amigo inglés (agosto, 1845) 43. Son comentados y detallados los contenidos del último envío, y es remitida relación de nuevas peticiones, incluidas las obras del recientemente fallecido José M.ª Blanco White. La lectura de uno de los libros de este autor había impresionado profundamente a Usoz por sus contenidos, por el elogio que hace de las doctrinas cuáqueras y por la propia andadura vital del autor, de quien refiere que, de haber vivido algunos años más, el ex-sacerdote sevillano muy bien pudiera haber concluido su afanosa búsqueda de la verdad religiosa en la Society of Friends (octubre, 1845) 44. En la siguiente petición de libros, al especificar contenidos, Usoz subrayará sus preferencias y lamentará que en Madrid no existiera alguna librería inglesa, que haría excelente negocio. También augura éxito a cuantos profesionales británicos quisieran establecerse en España, no obstante el régimen represivo existente. Por último, encargará a Wiffen que hiciera una gestión desde Inglaterra en relación con cierto negocio suyo en México (noviembre, 1845) 45. Drástica censura antiprotestante de Gertrudis Gómez de Avellaneda al artículo de una feminista inglesa que, traducido, le había sido remitido por Usoz. Referencias a diferentes obras ya recibidas, o bien encargadas a Wiffen (diciembre, 1845) 46. La estabilidad política y el progreso en plena era moderantista, según Usoz hacía que la gente sólo pensara en el dinero y en el modo de enriquecerse, disfrutar y pasarlo bien. Realidad esa de que responsabilizará en considerable medida a un clero omnipotente, sobre el cual afirma que ejercía un férreo control sobre la sociedad con rituales, festividades religiosas y últimamente mediante asociaciones de mujeres y jóvenes. En cuanto a los liberales progresistas, en su opinión no eran mejores, porque careciendo de espíritu cristiano, “...nada aprenden en las desgracias y emigraciones”. Usoz remite libros a Inglaterra para amigos y colaboradores con cierto Mr. Reynolds, colega de Pilkington y también ingeniero ferroviario, al tiempo que hará a Wiffen varios encargos bibliográficos. Referencias nada positivas al libro clásico de Jaime Balmes sobre el protestantismo (diciembre, 1845) 47. Sobre lo mismo e insistiendo en los negativos efectos seguidos para los no católicos de la consolidación en España de un Estado confesional en el marco de la recién promulgada Constitución de 1845. Referencias a asuntos bibliográficos, con particular atención a las obras de Juan Pérez de Pineda y los hermanos Valdés (enero, 1846) 48. Recepción en Madrid de una nueva remesa de libros y encargo de otra. Usoz especifica los contenidos de ambas. Particular interés por las obras de Juan de Valdés y de los hermanos Enzinas. Noticias familiares y particulares (febrero, 1846) 49. Sobre la proximidad de Garcilaso de la Vega a las tesis reformistas y su amistad con J. de Valdés, sumado a la Reforma (febrero, 1846) 50. Torrentera de encargos seleccionados por Usoz para él y Manuel José Quintana en colecciones como la de Pickering (50 vols. a adquirir) y en catálogos tanto editoriales (el C.J. Stewart's Catalogue entre otros) como de diferentes libreros londinenses. Noticia sobre Juan de Valdés, su obra y exilio en Italia. Por el momento, Usoz le confunde con su hermano Alfonso, creyendo que se trata de la misma persona (abril, 1846) 51. Financiación y compleja remisión de libros en ambas direcciones. Más sobre el pretendido J.A. de Valdés y sobre sus relaciones con los también disidentes arzobispo fray Bartolomé de Carranza y el doctor Juan Pérez de Pineda (mayo, 1846) 52. Encomendando a Wiffen indagaciones en la londinense librería Rodd y en bibliotecas especializadas de Oxford y Cambridge. Interesante addenda biográfica sobre J. de Valdés (junio, 1846) 53. Investigaciones archivísticas confirman a Usoz la no existencia de un Juan Alfonso de Valdés, sino Alfonso y Juan, hermanos y naturales de Cuenca. Más sobre sus obras. Referencias a la intolerancia religiosa en la España del momento, donde liberalismo político y libertad religiosa eran incompatibles. Diferentes encargos bibliográficos (julio, 1846) 54. Esfuerzos para reunir y reeditar las obras de los hermanos Valdés. Continúan las remesas bibliográficas de Wiffen a Usoz y viceversa pese a persistir, y aún agravarse, las dificultades de siempre (agosto, 1846) 55. Cierto Thomas Rumball, conocido del ingeniero Pilkington, que por motivos profesionales se movía entre Inglaterra y España, se ofrece a introducir en ésta libros para Usoz (septiembre, 1846) 56. Nuevos encargos bibliográficos a Wiffen y Alexander, y su financiación. Sobre Bartolomé José Gallardo, su talante personal, formación literaria y su proyecto de editar los tres Diálogos valdesianos (septiembre, 1846) 57. El bio-bibliófilo y erudito Juan Antonio Pellicer, una de las fuentes informativas básicas para Usoz y Wiffen. ¿Una posible relación ideológico-literaria Pérez de Pineda-Valdés? Usoz, ferviente anglófilo, atribuye los males de España a lo que entiende como total subordinación a los intereses de Francia (septiembre, 1846) 58. El político liberal británico Richard Cobden, de paso por Madrid, se entrevista con Luis de Usoz: su convergencia de opiniones. El bibliófilo madrileño pide a Wiffen, delicado de salud y residente en el campo, que recorte esfuerzos y desplazamientos relacionados con las empresas de ambos (octubre, 1846) 59. Usoz se reafirma en su proyecto de editar una Colección de Reformistas Antiguos Españoles, y a tal finalidad orienta sus encargos bibliográficos a Wiffen sin reparar en gastos. Deplora que el canónigo y librero Miguel del Riego mutile de sus contenidos acatólicos los libros que vende, y que Bartolomé J. Gallardo dude ahora en publicar los Diálogos valdesianos después de habérsele facilitado un material original que retiene. Noticia del fallecimiento en Londres del canónigo Riego (octubre, 1846) 60. Wiffen envía a su amigo de Madrid una partida de libros consignada a J. Brackenbury, cónsul británico en Cádiz. Nuevos encargos de Usoz, quien pide a su colaborador inglés que indague también en Suiza sobre los reformistas españoles del XVI, dado que ese país, con Inglaterra, fue el destino prioritario de esos emigrados. Decepción con la actitud poco seria de Gallardo (noviembre, 1846) 61. Llega a Cádiz la remesa esperada, que Brackenbury reexpide a Madrid para Luis de Usoz. Éste pasa a Wiffen una amplia relación de obras citadas por el biblista Anderson en sus Annals al objeto de que las adquiera y se las haga llegar. Le ruega también una investigación sobre el publicista y emigrado español del XVII Tomás Carrasco, que fuera canónigo anglicano de Hereford, una de cuyas obras proyectaba reeditar. Santiago de Usoz oposita a una cátedra de griego en la Universidad de Barcelona, pero la plaza es ganada por el helenista y editor A. Bergnes de las Casas (enero, 1847) 62. Wiffen se dispone a editar la Epístola Consolatoria del Dr. J. Pérez de Pineda, una de las obras más representativas de los reformistas españoles del XVI: difícil adquisición del original. Convencimiento de Usoz de que el Diálogo atribuido a Valdés e impreso en París en 1586 es obra de Pérez, quien sin embargo no era traductor de toda la Biblia al castellano, según se decía, sino solamente del Nuevo Testamento. Además de su Colección de Reformistas, Usoz dice proyectar la edición de la Biblia en español, de acuerdo con las versiones antiguas disponibles (las de Ferrara, Reina-Valera y las católicas de la Vulgata por Scío y Amat). Sobre el original manuscrito en 19 vols. de la Historia crítica de la Inquisición de Juan Antonio Llorente existente en la Biblioteca Nacional de París y conveniencia de su publicación. Referencias a los Tribunales de la Inquisición de Sevilla y Valladolid: sus sedes, actuación y autos de fe (febrero, 1847) 63. En los encargos a su amigo y colaborador inglés, Usoz incluye “...todos los [libros] que se presenten de protestantes españoles en cualquier lengua”. Datos sobre la actuación del Tribunal inquisitorial de Sevilla (marzo, 1847) 64. Sobre si Tomás Carrasco y Fernando de Tejeda es o no la misma persona. Usoz presenta al erudito y literato B.J. Gallardo como bibliopirata e incumplidor de sus compromisos editoriales. Sugiere la forma de introducir remesas bibliográficas en España para correr menores riesgos aduaneros. Nuevos encargos a Wiffen (marzo, 1847) 65. Eruditas precisiones bibliográficas y más encargos. Luis de Usoz indica que lo remitido vía Coruña se consignase al abogado fiscal Miguel Álvarez Mir, individuo de su confianza. Noticia sobre los socorros aportados por G.W. Alexander y los cuáqueros ingleses al pueblo irlandés con ocasión de la hambruna de 1847, publicada por el diario madrileño Clamor Público a instancias de Usoz (abril, 1847) 66. Se confirma que T. Carrasco y F. de Tejeda son la misma persona. Precisiones históricas sobre el saqueo de Roma en 1527 por las tropas imperiales. Usoz se interesa por Ramón Monsalvatge, José Muñoz de Sotomayor y otros conversos españoles al protestantismo en el siglo XIX. Sobre indagaciones eruditas y encargos bibliográficos. Pide a Wiffen que gestione la posible compra de ejemplares duplicados existentes en la biblioteca del British Museum (mayo, 1847) 67. El cónsul J. Brackenbury, tras hacerse cargo en la Aduana gaditana de una nueva remesa de libros, en total tres cajas expedidas por Wiffen, los reembala cuidadosamente para hacerlos llegar a Usoz con mayor seguridad, y con la satisfacción de la misión cumplida ruega a éste que Wiffen “...no renueve sus consignaciones de libros, porque es dificultosa y comprometida su introducción”. No disponiendo Usoz por el momento de otro medio para importarlos, decide poner fin a las adquisiciones masivas. En adelante su asociado inglés sólo debería buscar y comprar obras muy selectas que tuvieran que ver directamente con los reformistas españoles que deseaba reeditar, incluida la Biblia de Reina-Valera (julio, 1847) 68. Llega sin novedad a su destino el envío de J. Brackenbury. Intercambios bibliográficos de Usoz con el agente bíblico y publicista James Thomson. Nuevos encargos a Wiffen. Más precisiones sobre los textos valdesianos y sobre el autor de Carrascón. Usoz reitera su interés por el emigrado catalán y converso protestante R. Monsalvatge (agosto, 1847) 69. Para Luis de Usoz los españoles son tanto o más críticos con los errores de su pasado histórico que los extranjeros potenciadores de la “Leyenda Negra” anti-hispánica. Sobre el contenido de la traducción castellana de la Liturgia Inglesa por Alvarado, y otras averiguaciones y observaciones eruditas. Usoz inicia la traducción al castellano de la biografía de Elisabeth Wiffen realizada por su hijo Benjamin, y hace llegar a éste un primer fragmento de la misma. Encargos bibliográficos (septiembre, 1847) 70. Remite Usoz una caja de libros para sus amigos de Inglaterra y encarga esa gestión a Fernando Brunet, su agente en San Sebastián. Incluye en el envío ejemplares del recién publicado Carrascón de F. de Tejeda en la imprenta de Ignacio R. Baroja (antepasado directo del novelista), vol. I de la Colección de Reformistas. Agradece a Wiffen su generosidad y la atención que presta a sus encargos, y últimamente por las fructíferas gestiones realizadas sobre emigrados españoles del XVI en Ginebra, Iglesia Evangélica Italiana, a la cual se adscribieron durante su exilio en Suiza. Rectifica una relación de nombres españoles italianizados (octubre, 1847) 71. El bibliófilo de Madrid transfiere a su amigo inglés el importe de los gastos de éste en relación con sus últimas indagaciones, trabajos y envíos, a través de J. Thomson y de la Bible Society. Referencias a esas actividades, y noticias sobre los Río, de Arévalo, patria de la madre de Usoz (noviembre, 1847) 72. Sobre la ortografía de la lengua castellana, que Usoz considerará en plena transformación no siempre acorde con la normativa de la Real Academia. Referencias al proceso inquisitorial del Dr. Cazalla y a diferentes ediciones de la Biblia de Casiodoro de Reina. Encargos a Wiffen (enero, 1848) 73. Transacciones bibliográficas entre Wiffen y Usoz, quien por su parte también adquiría manuscritos y libros por otros conductos. Consultas y encargos mutuos entre el español y el inglés. Muerte en Madrid de la esposa del evangelista Thomson y circunstancias de su fallecimiento (febrero, 1848) 74. Preparativos para editar Imagen del Anticristo de J. Pérez de Pineda, volumen 3.º de la Colección de Reformistas Antiguos Españoles tras la aparición de Carrascón de F. de Tejeda (San Sebastián, 1847), y Epístola Consolatoria, también de Pérez de Pineda (Londres, 1848). Remesa de libros para Usoz traída de Inglaterra por el profesor de lenguas y agente evangelista Duncan Shaw, quien de regreso llevaría otra para Wiffen. Otros encargos bibliográficos y noticias sobre España (abril, 1848) 75. Revisión y ampliación del texto de Carrascón, recopilación de materiales para la edición de Imagen del Anticristo y encargo o adquisición de otros documentos, manuscritos y libros, abonados a Wiffen a través de Thomson como medio más rápido y seguro. Usoz manifiesta su entusiasmo por los cuáqueros, sus doctrinas y estilo de vida, a través de los cuales dice haber descubierto el cristianismo neto (mayo, 1848) 76. Dudas ante la doble opción de editar Imagen del Anticristo en España o Inglaterra, dado que en el primer caso lo sería clandestinamente (como Carrascón) con los problemas y riesgos que ello implicaba, y en el segundo la introducción de la obra en España sería dificultosa. Noticias sobre el biblista y literato Juan Calderón, a quien Usoz proyectaba contratar como copista de manuscritos y corrector de estilo y de galeradas en relación con los volúmenes a editar en la Colección de Reformistas. Amplias referencias a obras recibidas y nuevos encargos (mayo, 1848) 77. Luis de Usoz recibe los primeros ejemplares de la Epístola Consolatoria editada en Londres. Favorable impresión de la misma y sugiere a Wiffen la posibilidad de editar en Inglaterra, que no en España, toda la Colección de Reformistas (mayo, 1848) 78. Contrariedades en la recepción de envíos por sustracciones en el trayecto. Desconfía del cónsul Brackenbury, por cuanto no sólo se declaraba anglicano practicante, sino también perteneciente a la “High Church” o Alta Iglesia próxima al catolicismo romano (mayo, 1848) 79. Revueltas populares de signo progresista-democrático bajo el impacto del 48 europeo, reprimidas por Narváez con desproporcionada violencia (ejecuciones sumarias, varios millares de personas confinadas en presidio), que Usoz conceptuará como “tiranía espantosa”. Asunto Whitwell y su conexión a Martínez de la Rosa y a la Legación Británica en Madrid. Fernando Brunet envía a Londres desde San Sebastián cincuenta ejemplares de Carrascón. El impresor Baroja y los proyectos de Usoz (junio, 1848) 80. Ambos bibliófilos español e inglés se afanan en el estudio de las obras de reformistas hispánicos que ya poseían, y en localizar las restantes para proceder a su publicación. Se interesarán también por otros libros raros y curiosos, incluidos los encuadrables en las ciencias físico-naturales. Referencia a la polémica marquesa de Selva Alegre y a su relación con Martínez de la Rosa (julio, 1848) 81. Prudencia de Usoz en sus gestiones y trabajos para no levantar sospechas por referirse a obras prohibidas, consciente de la dureza de las leyes respecto a cualquier manifestación de disidencia y por temor a la generalizada delación y a la actuación interesada de funcionarios corruptos. Sus reservas respecto a pretendidos “amigos” como B. J. Gallardo, quien después de recibir una fuerte suma para editar los Diálogos valdesianos, había dado la callada por respuesta. Mejor opinión le merecerá el emigrado J. Calderón (julio, 1848) 82. Sobre los archivos oficiales españoles y su difícil acceso. Pérdida lamentable de diferentes fuentes referidas a los reformistas del XVI y XVII, en ocasiones por temor o desidia de los propios autores, y localización de otras varias en archivos y bibliotecas españolas y extranjeras. Renovados encargos a Wiffen (agosto, 1848) 83. Llega a Madrid, vía Cádiz, el por el momento último cargamento de libros remitido desde Inglaterra. Usoz lamenta el deterioro de varios ejemplares, que atribuye a la torpeza de carreteros poco conscientes del valor y fragilidad de la mercancía transportada. Referencia a una colección de aleluyas como manifestación literaria de la cultura popular. Más encargos bibliográficos (agosto, 1848) 84. Consultas sobre clásicos del acatolicismo español en la Modernidad (A. del Corro, etc.) incluidos los judíos (en especial Elías H. Lindo) y estudiosos sobre la presencia judía en España (A. de Castro y J. Amador de los Ríos). Encargos para la localización y adquisición de sus obras (septiembre, 1848) 85. Indicaciones formales para la reimpresión revisada de Epístola Consolatoria de J. Pérez de Pineda, a punto de ser editada en Londres por Wiffen. Usoz se muestra dispuesto a patrocinar proyectos similares en Inglaterra. Varios encargos de libros a su asociado inglés, incluidas las Obras completas de Desiderio Erasmo de Rotterdam, recién publicadas en Alemania. Decepción del bibliófilo madrileño con J. Thomson, a quien reprocha escasa diligencia en relación con sus encargos, y de quien dice que, a diferencia de Wiffen, al fin y al cabo era escocés que no inglés (octubre, 1848) 86. Usoz entiende que alguien tan valioso como el hebraísta, helenista y crítico literario Juan Calderón debería volver a España, donde no le faltarían excelentes oportunidades, pero al ser clérigo católico converso al protestantismo tendría que cambiar el apellido para no ser identificado. Referencias a actividades bibliográficas diversas (noviembre, 1848) 87. Correcciones de Usoz a la edición por Wiffen de Epístola Consolatoria de J. Pérez. Entiende aquél que sería acertado difundir esa obra conjuntamente con Carrascón por él publicada en España. Más sobre J. Calderón y nuevos encargos bibliográficos (diciembre, 1848) 88. Ediciones en proyecto para la Colección de Reformistas. Sobre la utilidad de repertorios como los de Ceán Bermúdez, Ponz y Palomino para localizar autores y obras de interés histórico-literario y artístico. Encargos bibliográficos a Wiffen (enero, 1849) 89. Similitudes de forma, que no de fondo, entre los eruditos Taylor y Nieremberg. Interés por determinados pintores y grabadores españoles del XVI y XVII como posibles ilustradores de las obras a imprimir en la Colección de Reformistas. Interesantes noticias sobre disidentes refugiados en Inglaterra y Suiza extraídas de la Historia de Felipe II de Tomás González, obra incluida en las Memorias de la R. Academia de la Historia. Informaciones de F. Brunet a Usoz desde Tolosa de Vasconia sobre preparativos en la imprenta de Baroja para la edición de varias obras de reformistas y sobre cómo introducir con menor riesgo libros prohibidos en España. Encargos a Wiffen (enero, 1849) 90. Contratación por Wiffen de J. Calderón como copista de manuscritos y libros no a la venta en el British Museum y otras instituciones británicas, al objeto de editarlos en la Colección de Reformistas. Instrucciones de Usoz al respecto. Indagaciones sobre fuentes y encargos bibliográficos a realizar en Inglaterra y Alemania (febrero, 1849) 91. Sobre Manuel Bretón de los Herreros, Pedro Sainz de Baranda y otras personalidades del mundo madrileño de la cultura vinculadas a la R. Academia de la Historia. Influencias del Lazarillo de Tormes sobre Shakespeare, según Usoz. Encargos de libros, entre los cuales las ediciones de la Biblia en español publicadas en Gran Bretaña, Estados Unidos, Alemania y Rusia (marzo, 1849) 92. Preparación de ediciones de varias de las obras de Cipriano de Valera, Constantino Ponce de la Fuente y otros evangélicos españoles. Usoz envía a Wiffen una remesa de libros con J. Thomson vía Lisboa. Noticias sobre España y encargos bibliográficos (abril, 1849) 93. Luis de Usoz precisa el alcance de sus convicciones cuáqueras. En cuanto a su hermano Santiago, dice hallarse atrapado por el anciano tío paterno de ambos, a quien “...frailes y jesuitas han hecho tétrico y escrupuloso católico”. Consultas eruditas a Wiffen y dificultad de remitir libros con seguridad de uno a otro país, no obstante lo cual prosiguen sus encargos (mayo, 1849) 94. Indicaciones a Wiffen para que remita a Usoz una caja de libros consignada a F. Brunet, dando prioridad en el envío a las obras de Erasmo, y también a otras varias de Savonarola, Grocio, Schulten, P. Mártir de Anglería, etc., reseñadas en los catálogos de R. Baynes y D. Nutt. Referencias a las actividades de Brunet en la frontera franco-española y San Sebastián, y curiosas noticias sobre la brutalidad de algunos festejos populares españoles (cacerías simuladas, peleas de animales, etc.) (mayo, 1849) 95. Para Usoz, en España la ley quedaba al arbitrio de la interpretación del funcionario de turno, que en lo concerniente a libertades era casi siempre restrictiva. De ahí el sumo cuidado que debía tenerse en las aduanas con los envíos de libros. José de Salamanca le parecerá poco de fiar, como los otros políticos amigos de Narváez, así como los diplomáticos nombrados por ellos, incluidos los acreditados en el Reino Unido. Ofrece a J. Calderón subvencionarle la estancia de unos meses en España hasta que decidiera si retornaba o no definitivamente al país (julio, 1849) 96. Noticias diversas sobre publicaciones protestantes y sobre evangélicos españoles. Las indulgencias católicas y su atribuida mercantilización. Interés de Usoz sobre la obra básica de Miguel Servet, editada en 1551, y de la cual buscaba ejemplar (agosto, 1849) 97. Envío de documentos y libros por Wiffen a Brunet para Usoz (agosto, 1849) 98. Diferentes consultas del bibliófilo madrileño a su colaborador inglés. Sobre el opúsculo D. Fidel Universal contra la creencia de Dios: sus contenidos. Sugerencias a J. Calderón en relación con su revista Catolicismo Neto (septiembre, 1849) 99. Richard Greaves, llegado de Inglaterra, obsequia a Luis de Usoz con varios libros, incluido alguno reservado en principio para la Biblioteca de Gibraltar, y al propio tiempo le pasa información sobre otros. De regreso a Inglaterra, llevará varias publicaciones para Wiffen. Sobre el publicista Azara y sus Cartas. Actividades de J. Thomson y F. Brunet. Noticias familiares (octubre, 1849) 100. Llega a Usoz el n.º 2 de Catolicismo Neto, editado por J. Calderón en Londres, y un lote de publicaciones diversas remitidas por Wiffen. Observaciones a la traducción inglesa por éste de Vida retirada de fray Luis de León. Corresponde Usoz a su amigo inglés con sendos ejemplares de Coplas de Jorge Manrique a la muerte de su padre y Lección cristiana de Benito Arias Montano. Con acierto presentará a ambos autores como católicos que, sin separarse de su Iglesia, propugnaban la reforma de la misma. El bibliófilo de Madrid pedirá a Wiffen que le buscara y remitiese las obras de A. Pugblanch y J.L. Villanueva, de las cuales le pasará relación (noviembre, 1849) 101. Sobre el asesinato de los hermanos Zapata, actividades de los internos de la Escuela de Sordomudos de Madrid y otros sucesos madrileños. Misión antiesclavista de G.W. Alexander en las islas Barbados. Especial interés de Luis de Usoz por las obras de Locke, Law y Herbert, así como por la History of Spanish Literature del norteamericano George Ticknor, y por Lavengro, la novela de G. P. Borrow sobre los gitanos (noviembre, 1849) 102. Usoz conviene en que sin la colaboración de Wiffen la empresa editora de los Reformistas Españoles no sería posible. De ahí su preocupación por la delicada salud de su amigo inglés, a quien reiterará que no desembolsara de su bolsillo ni un penique más, dado que no era poco que dedicase al proyecto común casi todo su tiempo. Sobre A. Pugblanch, a quien conoció en Madrid en 1820, y J.L. Villanueva, de los cuales dice preferir el talante ético del primero. Adquisición del Heptameron de Chaucer y varios libros más, y encargo, entre otros, de Venida del Mesías de A. Ben Ezra y el Nuevo Testamento traducido, anotado y editado por J. Calderón (diciembre, 1849) 103. Recepción en Madrid por Usoz de dos cajas de anotaciones, libros y otros materiales remitidos por Wiffen, vía San Sebastián, a través de F. Brunet. Éste le hace llegar, además, con un buque inglés, vía Setúbal (Portugal), ejemplares del 3er volumen de la Colección de Reformistas, publicado en San Sebastián, imprenta de Baroja: Imagen del Anticristo y carta a Felipe II, de J. Pérez de Pineda (enero, 1850) 104. Preocupación de Luis de Usoz porque el helenista, impresor, librero, editor y bibliófilo barcelonés A. Bergnes de las Casas retenía unos libros suyos, y sobre la forma de recuperarlos. Interés de aquél por las obras de A. Pugblanch, que intentaba reunir en su biblioteca (enero, 1850) 105. Se resuelve el asunto Bergnes. Usoz encarga a Wiffen encuadernaciones inglesas de los ejemplares ya publicados por ambos sobre reformistas, ejemplares destinados a obsequios especiales, dado que, según referirá en otro lugar, las encuadernaciones españolas le parecían de baja calidad (enero, 1850) 106. Remisión por Wiffen a Usoz de nuevos originales para publicar y diseño por éste de un plan escalonado de ediciones dentro de la Colección de Reformistas. Sobre la realidad religiosa española, caracterizada según Usoz por el avance del indiferentismo a costa de una práctica eclesial superficial y rutinaria. Elogio del Catolicismo Neto, la revista londinense de J. Calderón (febrero, 1850) 107. Intuitivas, novedosas y bien encaminadas referencias a coplas, romances de ciego, aleluyas, villancicos y otras manifestaciones de la literatura popular del momento, siempre en el punto de mira de la censura. Entre ellas Los dos negros, romance que para Usoz encubría una sátira al tibio liberalismo de Narváez y su tendencia al autoritarismo. El bibliófilo madrileño se interesará también por el grabado, manifestación artística floreciente en otro tiempo, y lamentará “...que la litografía ha hecho morir en España al grabado de buril” (marzo, 1850) 108. Elogio de Juan de Valdés y de su Diálogo de la Lengua. También de los restantes disidentes españoles del XVI y XVII. Entenderá Usoz que la lectura de sus reeditadas obras (las originales lo fueron casi siempre en el extranjero) aportarán a los lectores actuales una visión más real de la España de aquel tiempo que la contenida en la historiografía al uso, en particular en lo que se refiere a nuestros dirigentes a partir de los Reyes Católicos, idealizados por haberse ocultado sus facetas oscuras o negativas. No obstante, el autor considera que los “reformadores” españoles exiliados sólo lo fueron a medias por circunstancias diversas, y quienes permanecieron en España, como B. Arias Montano, fray L. de León o fray L. de Granada, también en desacuerdo con lo que veían, pocas veces transmitieron su sentir por temor a la represión, y si lo hicieron fueron silenciados. Usoz acelera sus preparativos editoriales y dice hallarse en prensa Dos Diálogos de J. de Valdés (marzo, 1850) 109. El bibliófilo y publicista madrileño pide con urgencia a su asociado inglés copia del 2.º Diálogo valdesiano (el de Lactancio y un Arcediano) para cotejarlo con el original defectuoso que poseía, ya en imprenta (abril, 1850) 110. La petición de Usoz es atendida a vuelta de correo por Wiffen (auxiliado por J. Calderón). Total disponibilidad de F. Brunet en relación a los encargos del de Madrid, según le manifestará, al tiempo que le expresaba su extrañeza porque las asociaciones evangélicas de propaganda, en sus ediciones de la Biblia, con frecuencia continuaban utilizando versiones católicas. Entre ellas las de Scío y Torres Amat, que no la protestante de Reina-Valera que consideraba muy superior (abril, 1850) 111. Ediciones a corto y medio plazo previstas en la Colección de Reformistas. Numerosas puntualizaciones, consultas y encargos bibliográficos a Wiffen, incluida la renovación de la suscripción al Evangelical Christendom, pero no al Christian Times, para Usoz de menor interés, y cuyo importe debería destinarse a la adquisición de tracts o folletos de divulgación protestante (abril, 1850) 112. Son editados semiclandestinamente en Madrid Dos Diálogos atribuidos erróneamente a Juan de Valdés. Se afianza el modelo confesional católico en España desde la llegada del nuncio Brunelli en plenos preparativos de un Concordato con la Santa Sede. Santiago Usoz gana la cátedra de griego de Santiago de Compostela, lo cual le facilitará posibles visitas a Inglaterra desde Coruña y un mayor compromiso en las empresas bibliográficas de su hermano Luis (mayo, 1850) 113. Valoración de las opiniones de Covarrubias, Terreros e Illescas sobre los disidentes “alumbrados” y confidencias de L. de Usoz a Wiffen sobre J. Thomson y T. M'Crie. Noticias personales y familiares (mayo, 1850) 114. Reitera Usoz su negativa opinión sobre la mutilada edición por Mayans del Diálogo de la Lengua de J. de Valdés, y elogia las obras de Torres Naharro y C. de Castillejo. En cuanto a autores contemporáneos, se interesa por el italiano Gabrielle Rossetti, refugiado en Inglaterra, y rechaza a Jaime Balmes, a pesar de su incuestionable talento, por manipulador eclesial y comprometido con la reacción en España. Referencia a la acaudalada mujer inglesa del líder carlista en el exilio, Ramón Cabrera (junio, 1850) 115. Encargos bibliográficos de Luis de Usoz a B.B. Wiffen. Le recomienda a su hermano Santiago en relación con el inminente viaje de éste al Reino Unido (julio, 1850) 116. Mirada crítica de L. de Usoz sobre las corruptelas políticas españolas, que entiende ser de hondo arraigo por remontarse a la conformación de España como Estado, y por tanto consustanciales a los círculos dirigentes sea cual fuere la ideología de sus miembros. No obstante, convendrá en que los avances del progreso eran evidentes, y “nunca España ha estado mejor y tan bien como ahora”. Noticias del momento (sobre la esposa de Godoy, preparativos del viaje de Santiago Usoz a Inglaterra, etc.) e informaciones bibliográficas (julio, 1850) 117. Algunos datos sobre procesos inquisitoriales y autos de fe. Prosiguen los preparativos del viaje de S. Usoz a Inglaterra, costeado por su hermano Luis. Posibles gastos que tal visita podría generar a Wiffen (julio, 1850) 118. Férrea censura de prensa y de publicaciones en España mediante suspensiones y multas. A su vista el impresor madrileño de los Dos Diálogos valdesianos retirará su nombre de la portada del libro antes de ser circulado. Luis confiaba en que el viaje a Inglaterra cambiase a su hermano Santiago y se comprometiera de lleno en el proyecto de los Reformistas. Sobre Luis Mayans, Adolfo de Castro y otras referencias documentales y bibliográficas (julio, 1850) 119. Más detalles referidos a la financiación y estancia de Santiago Usoz en Gran Bretaña, que Luis recortará, sabiendo que su hermano era un tanto manirroto (agosto, 1850) 120. Luis de Usoz asume las correcciones de Wiffen a las galeradas del texto de Dos Diálogos y le remite el prólogo de la obra para su revisión. Al propio tiempo le hará diferentes precisiones, consultas y encargos. Agradece la acogida que ha dispensado a su hermano Santiago y le remite copia de una carta que acababa de recibir de F. Brunet. En ella pone de manifiesto la intensa y eficaz labor que éste venía realizando a favor de los asuntos bibliográficos y editoriales de ambos desde su residencia en San Sebastián (agosto, 1850) 121. Usoz se congratula de varios hallazgos documentales y bibliográficos de Wiffen en Londres y Oxford, le anima a proseguir sus indagaciones en archivos y bibliotecas de esas y otras ciudades británicas, le recuerda peticiones pendientes de envío y le formula otras nuevas. Reitera su agradecimiento al amigo inglés y a su familia por las atenciones que dispensaban a su hermano Santiago. Referencias de Luis a sus años de colegial en San Clemente de los Españoles (Bolonia) y sobre cierta Elisabeth Warne, solitaria y andariega inglesa de viaje por España (septiembre, 1850) 122. Santiago Usoz, de regreso en España, se reincorpora a su cátedra en la Universidad compostelana. Su hermano Luis confiaba en que hubiera vuelto cambiado por haber vivido durante un mes en un ambiente plenamente evangélico. Aunque se había excedido en el gasto, lo dará por bien invertido. El obsequio que hizo aquél a una de las sirvientas de la casa de Wiffen, da pie a Luis para una larga digresión sobre la diferencia entre la auténtica y constructiva caridad cristiana y su inutilidad tal como era entendida por los católicos en España (septiembre, 1850) 123. Llega a L. de Usoz desde Inglaterra una magna remesa de tres cajas de libros con 261 volúmenes, incluidas las obras de Erasmo. Noticias sobre la estancia de Casiodoro de Reina en Basilea, sus relaciones con Pérez de Pineda, Sulzer y Coctio, y sobre la publicación en esa ciudad de su versión española de la Biblia. La prensa sevillana tacha a J. Calderón de “renegado español” y rechaza su revista Catolicismo Neto (octubre, 1850) 124. Peticiones de libros y otros encargos a Wiffen, y respuestas a consultas de éste. Noticias del momento (noviembre 1850) 125. Informaciones diversas y encargos bibliográficos. Intensa labor de F. Brunet en San Sebastián y retención de libros en los controles aduaneros de esa ciudad (octubre-noviembre, 1850) 126. Más noticias sobre los “alumbrados” del siglo XVI y su represión. Solemne reapertura del convento de Capuchinos de El Pardo (con asistencia de la reina madre y el rey consorte) como referente del retorno de los frailes tras la exclaustración. Recepción de libros procedentes de Inglaterra y encargo de otros. Incidente en la Aduana de San Sebastián (noviembre, 1850) 127. Llega una nueva remesa de libros enviada por Wiffen, salvo 13 volúmenes retenidos por los aduaneros españoles. Reconocimiento de Usoz a su amigo por su dedicación y generosidad, y le informa de que está a la espera de que el Gobierno español considere o no una petición suya para que sea revisada en sentido menos restrictivo la normativa aduanera referida a libros importados. Algunas precisiones históricas y nuevos encargos bibliográficos (diciembre, 1850) 128. Usoz manifiesta su inquietud por la creciente reacción ultraconservadora en España. Afirma que si tuviera que exiliarse llevaría consigo lo mejor de su biblioteca, y si falleciese antes que su esposa, dejaría instrucciones precisas para colocar sus libros en lugar seguro. Preparaba por entonces en San Sebastián, en colaboración con F. Brunet, imprenta de Baroja, una edición de Artes de la Inquisición Española de R. González de Montes. Intercambio de informaciones y libros con Wiffen. Noticias sobre el cardenal N. Wiseman y su familia española (diciembre, 1850) 129. Adolfo de Castro y sus aportaciones a la historia de protestantes y judíos en España. Anotaciones sobre la lengua de los judíos sefardíes en el siglo XIX. Referencias a Valentín Ortigosa y otros clérigos liberales españoles, e intercambio de informaciones y libros con Wiffen (diciembre, 1850) ÍNDICE DE FUENTES A) Inéditas B) Impresas C) Hemerográficas ÍNDICE BIBLIOGRÁFICO ÍNDICE ONOMÁSTICO

    Información proporcionada por Librería Cyberdark

    Idioma: CASTELLANO

 
 

Clasificador

Según nuestros usuarios

RIGUROSO
Riguroso

Determina lo preciso o impreciso que es este libro con respecto a lo que se cuenta en el mismo. 0 significa que es completamente impreciso y 10 que cuenta es rigurosamente verídico

Más información
DIVERTIDO
Divertido

Determina lo divertido que te ha resultado el libro: 0-aburrido 10-muy divertido

Más información
COMPLEJO
Complejo

Determinamos lo complejo que nos ha resultado la lectura del libro. Desde el nivel más bajo, que indica que es un texto secillo de comprender hasta el valor máximo que indica que es complejo de comprender

Más información
SORPRENDE
Sorprende

Indica lo sorprendente que resulta el argumento del libro, desde 0: previsible hasta 10: totalmente desconcertante y sorprendente

Más información
 
 

Etiquetas de otros usuarios

Así han etiquetado este libro más usuarios

Así han etiquetado otros usuarios este libro. Si ves acertada su elección puedes añadir la etiqueta con un simple clic a tus etiquetas

 
Publicidad Booking.com
 
 

Comentarios de los lectores

 
 
 

Yo Leo

Información para lectores

Anillo de blogs

¿Tienes un blog?

Paga si te gusta

La forma de pago del futuro...

BiblioEtecarios

Ayudanos con los libros

Yo Escribo

Si eres autor, descubre más...

Ayuda

Todo lo que puedes hacer en la web
C/ Almagro, 2, 3ºIzda.
28010 Madrid (Madrid)
Tel/Fax : 91 288 73 76
E-mail : info@biblioeteca.com

BiblioEteca en Google Plus BiblioEteca en Rss

 
Copyright © 2015 BiblioEteca Technologies SL - Todos los derechos reservados